¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis profesional es una técnica fundamentada en el conocimiento científico, que utiliza procedimientos de aprendizaje observacional, con la voluntariedad y colaboración del sujeto, procurando una hiperfocalización atencional, disociada y mantenida en el tiempo, que procura mejoras claras tanto de tipo cognitivo como conductual, que van a mejorar la calidad de vida.

La capacidad que tiene la hipnosis, tal cual la concebimos, es tan enorme que solo es posible aplicarla bien y extraer todo su potencial conociéndola bien y en profundidad, no como un simple intento de aproximación sin más base.

Conociendo lo mas perfectamente posible la técnica de la hipnosis, y aplicándola así, se convierte en una especialidad que por si sola puede producir cambios conductuales apetecibles y apetecidos. 

Hay que decir que la hipnosis, sin aspectos terapéuticos incluidos, no sirve absolutamente para nada, por solo entrar y salir de un estado de hipnosis no se cura nada ni trata nada. Es el abordaje adecuado a la problemática del sujeto, que se realiza en este estado de hipnosis el que permite que las sugestiones conductuales y cognitivas que se aplican produzcan los cambios apetecidos.

El matiz fundamental que hace a la hipnosis profesional tan fuerte y capaz, es la posibilidad de generar los cambios deseados, según las distorsiones que se abordan, en la forma en que resulta conveniente, con el simple diseño de los abordajes que se realizan atendiendo a este tipo de parámetros.

Este tipo de conceptos evolucionados como los nuevos scripts que van incorporándose, nos permite abordar cada vez con mas eficacia los problemas mas persistentes y graves.

Otro elemento diferenciador que viene a implementar nuestra técnica es el apoyo de la aparatología adecuada, cada vez mas frecuente e intensa, como es el control mediante pulsioxímetro de los niveles de profundidad y estado del sujeto, y que permiten anticipar las soluciones adecuadas a situaciones de conflicto con los abordajes como podría ser un ataque de ansiedad durante la sesión, por ejemplo.

Merece la pena destacar que esta técnica aplicada de forma correcta carece de efectos secundarios de cualquier tipo. Es posible encontrar algún efecto de tipo nervioso, que siempre se advierte, después de la segunda sesión pero que carece de efectos iatrogénicos aunque puedan resultar molestos.

Este tipo de efectos aparecen solamente en menos de un 15 % de casos tratados y desaparecen rápidamente.

REF: 001 // Stock: Disponible