10 de January del 2015

Hermano mayor, hipnosis menor (mínima)

En el programa que se emitió el día 9 de Enero del 2.015 se introduce un remedo o un amago, no se como definirlo, de hipnosis que, como suele ser habitual en este tipo de manifestaciones resulta esperpéntico, por no poner calificativos mas contundentes.

Esto denota que ni se conoce la hipnosis ni, lo que es peor, quiere conocerse, buscando informarse mas y mejor de lo que es y supone la aplicación práctica de la técnica, aunque solo sea de forma liviana.

Un caballero, joven, tengo que presuponer que desinformado completamente o con escasa y/o nula formación en hipnosis, sitúa en pié a la protagonista de la historia, le hace cerrar los ojos, le cuenta de 5 a 1 pidiéndole que respire hondo y ya está.

Me quedo completamente frustrado al ver eso, yo tardo no menos de 10 a 16 minutos en hacer una inducción medianamente intensa, tirando a leve. La persona, la joven protagonista, cae al suelo abducida por algún espíritu de cualquiera sabe donde, y en ese estado extraño e indefinible, el “artista” (omito el nombre de hipnoterapeuta por razones obvias) susurra al oído que si sigue así la familia la va a abandonar. Mano de santo.

La joven comienza a llorar, (no es para menos), y con una palmada ya ha visto con meridiana claridad los incontables problemas que se le vienen encima si no depone su actitud previa, motivo del programa.

A partir de aquí todo cambia y se ve de color de rosa.

Contra el programa no tengo nada, trata cosas con las en lo personal no suelo estar de acuerdo pero es que no hay mas mimbres, por lo tanto, se acepta como buen intento la línea argumental que se mantiene.

Lo que trato de aclarar es que eso que allí se instala ni es hipnosis ni se le parece. Lamento que los guionistas del programa se empeñen en convertir en esperpento lo que podría ser algo ilustrativo y divulgativo de lo que realmente un tratamiento en hipnosis.

El que haya visto ese programa y crea que la hipnosis es esto, por favor, piensen que es todo lo contrario. Ni se hace de pié en el campo, ni se hace contando de 5 a 1, ni se susurra algo mas o menos positivo ni en tono de amenaza de lo que te va a pasar. Tampoco nadie cae al suelo como si un rayo hubiese impactado contra la persona o algo así. Bajo ningún concepto la hipnosis es esto.

Desde este punto de vista exclusivamente, la cosa resulta lamentable, desinformante, alejada de la realidad y deforma el buen hacer de terapeutas formados. Pero lo peor es que puede haber personas que vean confirmados los mitos negativos que aún subyacen y se mantienen sobre la hipnosis, al presenciar semejante espectáculo.

Lo siento, pero la cabeza no me da para aceptar este tipo de payasadas sin base. La mayoría de los payasos hacen reír y tienen gracia. Estos inútiles, ninguna.